Banner

sábado, 29 de abril de 2017

La Vanguardia:Un cómic para entender el tenis


En los años 60, el descubrimiento del deporte del tenis por buena parte de la sociedad española tuvo un escenario único: la pista central del Real Club de Tenis Barcelona - 1899. El Trofeo Conde de Godó ya se había asentado como uno de los grandes acontecimientos deportivos de nuestro país. Tras el dominio total de los jugadores extranjeros en sus primeras ediciones, los tenistas españoles ya daban muestras de su categoría y posibilidades futuras. Andrés Gimeno había levantado el trofeo en 1960, Manolo Santana en el 62 y había sido finalista en el 61, y Juan Gisbert se coronó campeón en 1965.

A ese auge del tenis español en los 60 se sumó el éxito de la Copa Davis. Un equipo de leyenda formado por Manolo Santana, Juan Gisbert, Juan Manuel Couder y José Luis Arilla bajo la capitanía de Jaime Bartrolí, irrumpió ante el delirio general en esa pista central del RCT Barcelona que Juan José Castillo bautizó como pista talismán. Había hambre de tenis.

Y esa hambre de tenis trajo nuevos aficionados al RCTB. Muchos de ellos jamás habían visto un partido de tenis. Fue entonces el club pensó que sería adecuado lanzar una campaña informativa para culturizar a esa nueva afición en el deporte de la raqueta. El RCTB ya tenía un sistema de información específicamente dirigido a los medios de comunicación, a los que abastecía de noticias y para los que tanto Jaime Bartrolí, como Miguel Lerín y Buenaventura Plaja, secretario del club, estaban siempre disponibles.

Pero había que llegar al gran público, y hacerles entender la curiosa aritmética del 15, 30, 40, o el juego en silencio, o los sets y una terminología del juego de palabras inglesas inexistentes en otros deportes. Y se tuvo la genial idea de hacerlo a través de unas viñetas de cómic. El club hizo imprimir 7.000 hojas con las viñetas explicando las reglas del tenis, a la vez que las adjuntó en los programas de las competiciones que se disputaban en la entidad y que en 1965 fueron una edición del Trofeo Conde de Godó y seis eliminatorias de Copa Davis camino de la Challenge Round ante Australia.

El cómic también se unió al tenis en un TBO Extraordinario Dedicado al Tenis. La idea nació en 1965 durante el III Curso de Especialización en Prensa Infantil organizado por la Escuela Oficial de Periodismo conjuntamente con la Comisión de Información y Publicaciones Infantiles y Juveniles del Ministerio de Información y Turismo. TBO, ante el gran número de profesionales interesados en el tenis, convocó un concurso para ilustrar con relatos originales de tenis uno de sus números. El RCT Barcelona colaboró con sus consejos técnicos e informaciones históricas a los artistas que lo desearan.

El gran Muntañola, vinculado históricamente al tenis, fue al autor de la portada. En las páginas interiores, Meliton Pérez, el náufrago de Coll, la familia Ulises y viñetas habituales de TBO compartieron páginas con ‘Dione, Historia de una Raqueta’, de Carmen Font de Millanes que ganó el premio de relatos ilustrados. Como diría Juan José Castilló, gracias al cómic el tenis ‘entró, entró’ en los nuevos aficionados.

viernes, 28 de abril de 2017

Cómic de Málaga para Francia


Señalaba recientemente Tebeosfera en su informe del estado de las cosas en el mundo del cómic «una casualidad llamativa»: «Los autores de dos los tebeos más vendidos en nuestro país son ambos nacidos y residentes en Málaga». Se refería a El Torres y José Pablo García, cuyas últimas obras suman ediciones y copan los titulares del mundillo del arte secuencial. Pues pueden añadir otro nombre, el de Víctor Araque, que ha lanzado Buckson (Grafito), una novela gráfica en forma de thriller médico que ha llamado la atención del país que más y mejor entiende de tebeos, Francia: una de sus grandes editoriales del ramo, Paquet, publicará en verano la obra del dibujante afincado en Arroyo de la Miel para los exigentes aficionados a las viñetas de Francia, Bélgica y Suiza.

Buckson es una mezcla de géneros en forma de «relato trepidante y adrenalítico», según su dibujante y guionista: en este centenar de páginas hay desde distopia, acción, intrigas noir, manga, cómic europeo, mucho del cine de David Cronenberg, Paul Verhoeven, David Lynch y Martin Scorsese, la crudeza del más tremendo Charles Burns (ojo, que esto no es para todos los públicos: aquí hay gore del bueno, y eso que, al parecer, Araque prefirió en pleno proceso suavizar el tono)... Bien, ¿de qué va la cosa? Se trata de «una historia de ciencia ficción en un futuro muy cercano donde la ingeniería genética ha cambiado por completo la medicina». Y la cosa da para mucho, al parecer: Araque ya trabaja en expandir esta novela gráfica con otros dos volúmenes ambientados también en el ambiente médico y conspiratorio de Buckson. «Esta historia empieza y termina aquí, pero su mundo no. Mi idea es crear un universo donde pueda ambientar futuros proyectos de ciencia ficción. Hay temas que paso por encima en la historia y no ahondo en ellos a pesar de tener mucho potencial», aseguró recientemente el autor a Cómic para Todos.

Punto y aparte
La primera aventura de Víctor Araque casi completamente en solitario en el arte de las viñetas está siendo más que satisfactoria. Y es que este cómic podría marcar el punto y aparte en la aún incipiente trayectoria de Araque, que colabora habitualmente con la colorista torremolinense Rocío Estepa, su pareja sentimental. Muchos empezaron a conocer a este profesor de Medios Informáticos y Dibujo Artístico y Color con la serie La familia Newton y, sobre todo, con El código del ciempiés (De Ponent), que gustó a la crítica y a los aficionados por su mezcla de inocencia y crueldad («Los Cinco meets H.P. Lovecraft», aseguraron algunos). Pero ha sido Buckson y su retorcido mundo futurista la obra que le ha puesto en el punto de mira de los ojeadores del cómic.

jueves, 27 de abril de 2017

Preparativos para la zona comercial del Festival de Cómic Europeo de Úbeda


Desde el Festival de Cómic Europeo de Úbeda  estamos empezando a preparar la zona comercial de la quinta edición del evento. Todos los interesados en participar en ella rogamos que os pongáis en contacto con nosotros a través del mail ubedabaezacomic@gmail.com .

Fechas Festival de Cómic Europeo de Úbeda-17 y 18 de junio.

Esperamos vuestros correos.

miércoles, 26 de abril de 2017

‘Yo, gorda’, un cómic valiente sobre intolerencia y sobrepeso


Santiago. La biografía es una de las corrientes más productivas de los últimos años en la narrativa hecha cómic, y ahí se encuadra la valiente aventura que Meritxell Bosch plasma en las páginas de Yo, gorda. Detrás de ese título políticamente incorrecto, esta autora catalana documenta su experiencia en carne propia alrededor de la violencia psicológica y los trastornos alimentarios que han marcado parte de su vida.

Meritxell, ilustradora con experiencia en la industria norteamericana que rozó el cielo en 2015 al ser nominada a los Premios Eisner (Oscar del cómic) por BirdCatDog (libro infantil con guión de Lee Nordling), no esconde su apuesta, ni en el mismo título ni en unas viñetas que retratan la intolerancia hacia las personas con sobrepeso que ella padeció y la fuerza que derrochó ante ello.

Publicado por la Cúpula Ediciones, el libro ahonda en las espinas de esa rosa vital que para todos es la niñez, abordando problemas domésticos que marcaron el crecimiento de la autora, todo ello narrado con una paleta de colores suaves hacia un crescendo que gana luz según se acerca el final de estas 144 páginas.

Jugando con tinta y acuarelas suaves, el goteo de sudores para componer Yo, gorda viene desde hace más de seis años, fecha en la que esta autora fue dando salida a los primeros bocetos y parece que el espaldarazo que supuso  la citada nominación al Eisner ha impulsado esta obra ahora editada desde una de la firmas clásicas de nuestra industria del cómic, un sector tan talentoso como necesitado de atención mediática. A valentía, pocos cómics ganan al de Meritxell. 

lunes, 24 de abril de 2017

EL Mundo:El cómic de Paco Roca y la música de Seguridad Social alumbran un libro-disco


El dibujante Paco Roca y el líder del grupo Seguridad Social, José Manuel Casañ, han entrelazado sus talentos para alumbrar el próximo noviembre La encrucijada, un libro-disco surgido del cruce de caminos entre el cómic y la música que destila carácter autobiográfico de su vida en común.Pero no se trata de una obra en la que se ilustran las canciones, como ambos dejan claro en una entrevista con EFE, sino que es una "conversación sobre la vida" a través de una charla entre dos medios que "casan muy bien", la música y el cómic, afirma Roca mientras Casañ le apunta: "Entre dos ilusos, que pagarían por hacer lo que hacen".

Paco Roca (Valencia, 1969) y José Manuel Casañ (Valencia, 1963) se conocen desde hace años, cuando el músico iba a presentar sus canciones al programa radiofónico del ilustrador y esta colaboración, según confiesan, "salió de forma natural" porque les apetecía hacer algo juntos aunque "costó definir el qué".Una vez apostaron por un libro-disco, la idea rondó por sus cabezas y ha evolucionado hasta que, tras cuatro años de trabajo, están a punto de sacar a la luz La encrucijada, un trabajo en el que las once canciones, todas inéditas, están hechas para leerse y el cómic pensado para ser escuchado."El origen no era tanto ilustrar unas canciones ya hechas sino juntos sembrar unas semillas que iban a ser las canciones y los relatos de un momento histórico y un género determinado, de qué podía hablar una canción y qué contaba el relato. A partir de ahí José Manuel trabajaba la canción y yo el relato", cuenta Roca, Premio Nacional de Cómic en 2008 y cuya La casa fue elegido mejor Cómic Nacional de 2015 para CEGAL.Comparan su trabajo con una partida de frontón, en el que uno lanza la pelota con su idea, el otro la recoge y la adorna y la devuelve más completa, de forma que cada uno ha inspirado al otro: "Esa es la unión directa entre la música y el libro", según Roca.El libro-disco habla sobre la creatividad, sobre cómo se hacen las canciones y los cómics y la industria discográfica y literaria a través de "la pequeña historia personal y común" de Roca y Casañ, cómo les ha influido la música, aspectos sociológicos y culturales e incluso políticos."El disco y el cómic podrían funcionar perfectamente por separado, pero juntos hacen una historia con una dimensión completamente diferente", según Casañ, que avanza, aunque sin desvelarlos, que también tiene "juegos ocultos y adivinanzas".La primera canción es una obertura africana, en la que solo hay tambores que evocan al comercio de esclavos entre Occidente y África por 1700 y luego avanza al blues "más puro" de 1920, solo con guitarra dobro utilizada en la época, el country en los años 30 y el rockabilly que desembocaría en el rock and roll.Los Beatles, Santana o John Lee Hooker se pasean por las viñetas y las pistas de audio de La encrucijada, que también tiene rumba, pop de los 60 y soul y pone punto final a la historia en 1972 con el reggae y Bob Marley, y en este recorrido han modelado "el itinerario de la historia de la música para ir a lugares comunes".

EL País: Jaime Martín: “De un cómic me interesa ser raptado por el autor”


Muy valorado en el mercado franco-belga, Jaime Martín (Barcelona, 1966) logró el premio a mejor obra de autor español del último Salón del Cómic con Jamás tendré 20 años (Norma), una historieta sobre sus abuelos, que esquivaron la muerte durante la Guerra Civil.

¿Novela gráfica, cómic, historieta o tebeo? ¿Por qué?

Soy de la generación que se refería al medio como "cómic" e "historieta" y ahí me quedé, aunque no me molesta ningún término. Aún así, cuando abordo un nuevo proyecto pienso en cine, en la película que me gustaría ver, no tanto en el cómic que me gustaría leer. Es curioso, porque nunca me ha atraído trabajar en el cine, intervienen demasiadas personas e intereses para llevar a cabo una historia.

¿Qué cómic le hizo querer dedicarse a esto?

El Príncipe Valiente, de Foster, me convirtió en lector voraz. Hom, de Carlos Giménez, inició mi afición al dibujo de historietas.

¿Cuál ha sido la última que le ha gustado?

Leo muy poco cómic, no dispongo de mucho tiempo y trato de dar espacio a muchas otras cosas. Hace dos meses leí La guerra de Alan, es de 2004. Fíjese qué retraso llevo. Me sorprendió lo rápido que me sumergí en la historia y lo enganchado que estuve hasta finalizar las 300 páginas. Eso es lo que me interesa de un cómic, ya no tanto un final sorprendente, sino el ser raptado por el autor, vivir esa historia como si estuviera pasándome a mí, olvidarme del mundo que me rodea durante la lectura.

¿Qué cómic no pudo terminar?

Fue hace años, eran tebeos de superhéroes, pero no consigo recordar cuáles. Es un género que no me gusta. Acabé dejándolo por imposible.

¿Qué cómic ajeno le habría gustado firmar?

Muchos. En ninguno de ellos aparecen héroes, más bien antihéroes. Ahora me viene a la cabeza Apuntes para una historia de guerra, de Gipi.

¿Se considera más historietista o ilustrador?

Historietista, sin lugar a dudas.

Los cómics de memoria familiar, como Jamás tendré 20 años, parecen estar de moda. ¿Por qué?

No sé si están de moda o no, en cualquier caso yo siempre he trabajado con material cercano. En Sangre de barrio o Los primos del parque, en los 80 y 90, recurrí a la memoria inmediata de mis amigos para recrear las historias de adolescentes marginales. Ahora lo he hecho con mi familia. No veo gran diferencia.

¿A qué atribuye su éxito en el mercado franco-belga?

Creo que si "éxito" es sinónimo de grandes ventas debe usted hablar con otro autor. Si "éxito" lo entendemos como buenas críticas, nominaciones en el Festival de Angoulême, público fiel y total libertad para trabajar, entonces sí me atrevo a responder. Cuando hablo con los lectores galos, lo que más valoran es el hecho de aprender cosas nuevas. Me da la impresión de que no sólo buscan entretenimiento, sino también conocimiento. Con Las guerras silenciosas o con Jamás tendré 20 años no dejaban de comentarme las cosas que habían descubierto en esas historias. También son muy exigentes con el dibujo, pero en un sentido más profundo, valorando que el autor sea capaz de transmitir emociones mediante línea y color.

Si no fuera historietista le habría gustado ser…

Programador de software. Ya ve qué cosa... aparentemente nada que ver. Sin embargo, no hay que olvidar la belleza de un código bien depurado. Además, me permitiría trabajar aislado del resto del mundo, como ahora.

¿Qué pieza musical escogería como autorretrato?

Ain't Got No, I Got Life, de Nina Simone, para cuando estoy en la cuerda floja. Luego ya depende del día.

¿Cuál es el suceso histórico que más admira?

Todos aquellos que han supuesto un avance en pro de la justicia en el mundo. En mi opinión, la injusticia es la peor lacra que padece el ser humano y no va camino de mejorar.

¿Trasnochar o madrugar?

Trasnochar, aunque no tanto como me gustaría.

¿Qué está socialmente sobrevalorado?

El dinero, el fútbol, la alta cocina y sus chefs, los cochazos, los personajes mediáticos... Fama y dinero, el culmen del garrulismo.

¿Qué encargo no aceptaría jamás?

Supongo que uno que fuese en contra de mis principios, hasta tal punto en que ni el dinero que fuese a percibir evitase la profunda vergüenza por el trabajo realizado.

¿Qué autor de cómics se merecería un premio Nobel?

El premio Nobel murió cuando se lo dieron a Kissinger y lo remataron cuando se lo otorgaron a Obama, a modo de bienvenida a la Casa Blanca.

domingo, 23 de abril de 2017

Mancha Cómic! amplía su denominación como Salón del Cómic y la Ilustración


Ángel Serrano y Azucena Sánchez, responsables de Zona 84, Serendipia y Mancha Cómic!, presentaron ayer la cuarta edición del Premio del Cómic de Castilla-La Mancha, así como del Concurso Escolar de un género que cuenta con muchos aficionados en esta tierra, así como prometedores creadores.

A 750 euros más el 10 por ciento de las ventas de la edición asciende el primer galardón del Premio  ‘Mancha Cómic!’ y se concederán lotes de libros y cómics valorados en 200 euros al segundo, 100 euros al tercero y 50 euros al accésit.

La extensión de las obras participantes en el Premio del Cómic deberá ser entre 24 y 52 páginas, el plazo de presentación de los trabajos culminará el 24 de agosto y pueden participar autores tanto de España como de otros países, indicó Serrano, mientras que el Concurso Escolar está destinado a alumnos de 4 a 6º de Primaria y 1 y 2º de la Eso de centros educativos de la región, el plazo de entrega culmina el 30 de junio y se otorgarán lotes de cómics valorados en 100 euros al ganador, de 60 euros al que quede segundo y 40 euros para el tercero.

Publicaciones
Se trata de convocatorias ya consolidadas, con una trayectoria de calidad, que abren la puerta a nuevos autores, apreció Serrano, que resaltó la publicación en los últimos años de ‘La Cruz de los Casados’, de José Luis Sobrino y Raúl Sierra; y ‘Laura’, cómic de Sierra ganador de la segunda edición de Mancha Cómic!; así como ‘Cartas desde Argel’, que le valió el primer premio al vitoriano Agustín Ferrer el pasado año, y ‘La Puerta’, obra del albaceteño Daniel Manuel Leal Serrano merecedora del segundo galardón en 2016.

También se ha publicado ‘Arti y Cala en el tren del tiempo’, manga de Itamar Espinosa que explica la historia del Patio de Comedias de Torralba de Calatrava; Ferrer ha sacado, tras vencer el año pasado en Mancha Cómic!, un nuevo título con la editorial Grafito; y Sierra está inmerso en la elaboración del cómic de ‘El abrigo de la corona’, libro de Domingo Sánchez que habla sobre la fundación de Ciudad Real y cuya adaptación en un par de meses se presentará.

Itamar Espinosa, autora del manga de ‘Arti y Cala’ del que la Red de Bibliotecas de Castilla-La Mancha ha realizado un pedido de 200 unidades con lo que este didáctico título estará en todas las bibliotecas de la región, es la autora de los carteles del Premio y el Concurso Escolar Mancha Cómic 2017, señaló Serrano, que resaltó que este encuentro se celebrará del 6 al 8 de octubre en el antiguo Casino y los Jardines del Prado, contará con exposiciones en diversos espacios de la ciudad y ampliará su denominación a Salón del Cómic y la Ilustración de Castilla-La Mancha, al que acudirán ilustradores que están haciendo cosas “espectaculares y muy interesantes”.