Banner

martes, 2 de julio de 2013

Entrevista "Días de Cómic" a Teresa Valero




Este mes tenemos el placer de hablar con Teresa Valero (Madrid, 1969). Aficionada desde siempre al dibujo e interesada principalmente por el cine de animación, la imposibilidad de cursar estudios relacionados en España le impulsan a estudiar Administración de Empresas. Gracias a esta formación obtiene un primer trabajo como administrativa en un estudio de dibujos animados, donde empieza a formarse artísticamente. En 1990 entra a formar parte del equipo del estudio Lápiz Azul, realizando trabajos de pre-producción para series de televisión como 'Tintín' o 'Rupert'. Es allí donde conoce a Juanjo Guarnido y a Juan Díaz Canales. Gracias a ellos y a otros compañeros, aficionados y conocedores del mundo del cómic, descubre su pasión por los tebeos. Tras la disolución de Lápiz Azul, trabaja para los estudios Milímetros, como coordinadora del departamento de pre-producción en series como 'Pink Panther Show', 'Babar' o 'Madeline', y largometrajes como 'Astérix en América'.

En 1996 forma junto a Díaz Canales el estudio Tridente Animación. Allí continua realizando trabajos para series ('Nanook', 'Corto Maltés' o 'Cédric') y largometrajes ('Astérix y los Vikingos', 'Three Wise Men' o 'Becassine'). A la vez, imparte clases como profesora de 'storyboard' y otras materias relacionadas en universidades y academias de arte de Madrid.


La serie 'Sorcelleries' fue su primera incursión en el mundo del tebeo y en 2010 aparece el primer tomo de su segunda serie como guionista, 'Curiosity Shop' con Montserrat Martín al dibujo.
 

-¿Cómo es Teresa Valero?
Así, brevemente, un espíritu inquieto en cuerpo de madurita que todavía no ha perdido la curiosidad y aspira a entender algún día este mundo de locos, aunque sea ligeramente.

-Tu trayectoria desde el inicio hasta hoy está llena de cambios. ¿Has llegado a la meta o seguirá habiendo muchos cambios?

No he llegado a la meta, afortunadamente. De hecho estoy bastante lejos. Por otro lado, creo que ni siquiera sé cuál sería la meta, así, en letras grandes. Nunca me lo he planteado. Lo mejor es ir alcanzando metas volantes, pequeños triunfos (o superar los fracasos, eso ya es un triunfo considerable) que te empujan a seguir adelante. Debo decir que la rutina me ahoga… no puedo evadirme de ella en la cotidianidad, así que intento ponerme los suficientes retos profesionales como para mantenerme activa.

-Has participado en grandes proyectos de animación como 'Asterix y los Vikingos' o 'Tintín', ¿cómo es eso?

Mi carrera profesional en esto del dibujo empezó en la animación. La animación es una gran escuela de dibujo porque te obliga a adaptarte a estilos muy diversos y exige un conocimiento fuerte de la perspectiva y la anatomía. En esos años tuve la suerte de participar en proyectos muy interesantes para el cine y la televisión como esos que citas. Trabajar para animación es muy diferente a hacerlo para crear tu propio cómic, donde trabajas solo o con una o dos personas más, como mucho. Para hacer una película animada se necesitan grandes equipos artísticos. La experiencia resulta muy agradable y enriquecedora, porque puedes aprender mucho de los artistas que te rodean.

-¿Qué tal tu convivencia con Guarnido y Díaz Canales, dos de los grandes del cómic español?
-Genial con ambos. No sólo es que sean dos grandes artistas, es que son dos de los individuos más completos a nivel humano con los que me he cruzado. Fue con ellos con quienes comencé mi andadura en el mundo de la animación y es en gran parte gracias también a ellos que mi interés por el cómic, que entonces no era muy grande, se incrementara. De su mano descubrí obras tan magníficas como 'Watchmen' o 'Corto Maltés'. A día de hoy son dos referentes para mí y sus consejos y opiniones alimentan constantemente mi trabajo.

-¿Mejor guionista o dibujante?

Buf, no lo sé. En ambas tareas veo mucho camino por recorrer delante de mi, mucho aún por descubrir. Eso es apasionante. Dibujar me encanta, pero debo reconocer que a veces me resulta agotador. La gente no se hace a la idea, pero dibujar un álbum de cómic es un trabajo tremendo. Me resulta más placentero escribir. Pero es una suerte poder alternar las dos cosas para tomar oxígeno…

-¿Es el mundo de los guionistas un mundo muy masculino?

Si lo es, yo jamás lo he percibido así. Soy consciente de que en muchos casos la situación de las mujeres no es justa comparada con sus equivalentes masculinos, pero en mi profesión jamás he tenido una experiencia negativa. Mis compañeros de profesión han sido hombres en su gran mayoría y siempre me he sentido a mis anchas entre ellos, nunca se me ha infravalorado o he tenido que demostrar más por ser mujer. Es cierto que en esta profesión hay más hombres que mujeres y no podría decirte exactamente por qué ocurre. Muchas veces he pensado sobre ello, pero no encuentro una razón que me convenza…

-¿Se escriben muchas historias sobre mujeres?

No sé si más o menos que historias sobre hombres… Normalmente llamamos 'historias sobre mujeres' a las historias que protagoniza una mujer. Pero seguramente en esa historia la mujer se mezclará con hombres, viejos, niños, perros, gatos, en una cierta peripecia. No es muy diferente a una historia 'sobre hombres'.


-¿Cómo surge un guión?

En algún momento, sin que lo esperes, detonada por cualquier cosa, surge una idea que reconoces como buena. Si eres precavido apuntarás esa idea en tu cuaderno/granero de ideas. Después, vienen meses de duro trabajo para convertir esa idea, que normalmente no tiene más de dos líneas, en una historia plagada de personajes con una biografía interesante, que pululen por un ambiente sugerente y verosímil y en la que pasen cosas que puedan interesar a alguien más que a ti.

-Una historia que tengas pendiente de contar
-Muchas. Demasiadas.

-¿Tienes algún proyecto en la chistera que te gustaría sacar adelante?

Sí, estoy trabajando en varios, en los que me gustaría hacer tanto el guión como el dibujo, pero es pronto para hablar de ellos.

-¿Qué próximos proyectos tuyos veremos?

Pronto saldrá en Francia un álbum de humor en el que me he encargado de dibujar las historias de la guionista Marie Pavlenko con la editorial Delcourt.