Banner

viernes, 24 de julio de 2015

Gaudí se cuela en el Salón del Manga de Barcelona



El manga sigue creciendo y ganando terreno en ese fortín construido alrededor de la cultura japonesa que, desde hace dos décadas, Ficomic ha edificado en la ciudad de Barcelona. Normal que, a fuerza de ganar espacio año tras año y expandirse por los pabellones de Fira de Barcelona hasta llegar a los 60.000 metros cuadrados –10.000 más que en 2014–, el Salón del Manga de Barcelona haya decidido consagrar su XXI edición, que se celebrará entre el 29 de octubre y el 1 de noviembre, a la arquitectura.

Un hilo conductor que la cita barcelonesa aprovechará no sólo para dar buena cuenta de la fascinación que la obra de Gaudí despierta en la comunidad nipona, sino también para seguir el rastro de la arquitectura japonesa en la ciudad a través de obras como el PalauSant Jordi. de Arata Isozaki;o el Hotel Porta Fira, de Toyo Ito. Así, además de contar con invitados como Etsuro Sotoo, escultor de la Sagrada Familia; e Hiroya Tanaka, quien lleva más de tres décadas elaborando los planos de las obras de Gaudí, el salón reunirá en una gran exposición trabajos de manga y anime que ponen negro sobre blanco esta relación.

También se quiere reivindicar el trabajo de los dibujantes a la hora de recrear la arquitectura japonesa en sus viñetas y «enseñar lo que hay detrás de la acción», en palabras del comisario de exposiciones del Salón, Oriol Estrada. Unos fondos que suelen pasar un tanto desapercibidos en la lectura pero que, subraya Estrada, son de una calidad excepcional, a veces casi fotográfica. La conexión con la arquitectura sirve también para ilustrar el cartel del salón, un dibujo de la Sagrada Familia coronada por cuatro gatos orientales de la suerte y elaborado por primera vez por un artista japonés, la dibujante Konami Kanata.

Sake y «shikishi»
Con la arquitectura como eje temático, el Salón del Manga sigue ampliando su radio de acción y estrechando lazos con otras disciplinas como la gastronomía. De hecho, otra de las grandes exposiciones de la cita estará dedicada al sake con un amplio muestrario de las diferentes tipologías –se podrán ver y catar más de 150 sakes diferentes– así como un recorrido por sus proceso de elaboración y las principales regiones productoras.

De vuelta al manga, los responsables del salón han franqueado la dificultad de poder contar con originales de mangakas japoneses con una exposición de shikishi, autógrafos personalizados realizados en un unas láminas especiales de papel de arroz. Leiji Matsumoto, Gô Nagai, Naoki Urasawa, Kengo Hanazawa, Yoshihiro Tatsumi, Shintaro Kago, o Yoichi Takahashi, entre otros, son algunos de los autores que estarán presentes a través de originales cedidos por editoriales y coleccionistas.

Otra de las exposiciones destacadas estará dedicada a Aurora García y Diana Fernández, impulsoras del Studio Kôsen y dos de las autoras de manga hispano más reconocidas y respetadas. En el Salón podrán verse treinta originales de sus creaciones y también de libros como «Japonés en viñetas» o «How To Draw Manga».

Con un presupuesto de 865.00 euros y la voluntad de seguir mirando hacia arriba –«en nuestro ánimo siempre está crecer;no creemos haber tocado techo», aseguró Pilar Gutiérrez, directora en funciones del Salón ante la baja por motivos de salud de Carles Santamaría-, el Salón conjugará su tradicional programa de actividades (talleres de manga, concursos de cosplay, espacios de cultura tradicional) con la visita de autores como Inio Asano e Io Sakisaka y el acercamiento a la comunidad nipona de Barcelona. De hecho, será la primera ocasión en la que los japoneses residentes en la ciudad se involucren con una actuación del coro infantil de la Escuela Japonesa de Barcelona.