Banner

jueves, 30 de junio de 2016

Haciendo entrevistas a los participantes en el mediometraje


Hace un par de semanas volvimos a reunir a gran parte de las personas que participaron en el rodaje de Mortadelo y Filemón contra el Imperio del O.C.H.I.O.

en las entrevistas les preguntamos sobre como había sido su experiencia en el rodaje así como otros detalles que podréis ver en los vídeos del "Making Off"  que lanzaremos más adelante.

Muchas gracias a todos por volver a participar en este gran proyecto.


miércoles, 29 de junio de 2016

Las novedades de Yermo para julio


El verano ya está aquí, y con él la calor y el deseo de encontrar un lugar fresquito en el que poder disfrutar de unas horas de lectura en paz y tranquilidad. Hemos decidido ofreceros un menú veraniego especial en el que la fantasía, el western y la ciencia-ficción serán nuestros ingredientes.

Comenzamos con ICH: Naturaleza salvaje, una apuesta de Luciano Saracino y Ariel Olivetti, de la que ya os hablamos hace unos días, que, poco a poco, está conquistando el mundo y que llega al mercado europeo de la mano de Yermo Ediciones mientras comienza a desembarcar en otros país. La apuesta de Ariel Olivetti por un proyecto de creación propia.



Dos nuevas aventuras completas ambientadas en el universo de los Elfos, la serie revelación de fantasía de Francia. En las historias contenidas en este volumen, un elfo blanco debe aprender los secretos de los exploradores de su raza para dar caza a uno de los últimos ejemplares de dragón blanco que existen. En El elegido de los semielfos conoceremos la raza de hijos bastardos de los hombres y los elfos, una raza que no tiene ni país ni patria ni ley… hasta que una profecía indica que uno de ellos los conducirá hasta la tierra prometida.




Para acabar con las novedades tenemos al ronin sin señor por excelencia, Okko, de Hub, que recorre las tierras del Imperio de Pajan encabezando un pequeño grupo de cazadores de demonios formado por Noburo, un singular gigante que esconde su identidad tras una máscara roja; el monje Noshin, un bonzo lunático gran amante del sake y capaz de comunicarse con las fuerzas de la naturaleza; y Tikku, un niño pescador al que Noshin educa en los misterios de su arte.



Finalizamos este exquisito menú veraniego con el cuarto integral de Pioneros del Nuevo Mundo: El Valle Azul, de Maryse, François Charles y Ersel.

lunes, 27 de junio de 2016

"Los Casacas Azules" de Munuera


Aquí os dejamos un avance del número de los Casacas Azules que esta realizando José Luis Munuera para la editorial francesa Dupuis.

La verdad es que pinta muy bien.

Lo nuevo de Francis Porcel ya esta en desarrollo


Nuestro amigo Francis Porcel ya esta trabajando en su próximas creaciones. Aquí os dejamos un pequeño avance de las pruebas que esta realizando.

Esperamos ver pronto un nueva obra suya.

domingo, 26 de junio de 2016

La generación que volvió a la casilla de salida


“A los ventipocos años, yo tenía trabajo fijo, un buen sueldo y novia de toda la vida. A los treinta y bastantes, era freelance y no tenía pareja”. Un día de no hace tanto tiempo, el escritor y guionista Carlos García Miranda (36 años) descubrió que a la edad a la que sus padres tenían la vida resuelta, él se había vuelto más adolescente que a los 15. Pero también se dio cuenta de que no era el único, que a su entorno más cercano, a sus amigos, a sus conocidos y a los contemporáneos que se iba encontrando les sucedía lo mismo. De esa ‘crisis de los 30’ surgió la idea de ‘Treinteenagers'’ (Lunwerg), una reflexión generacional en tono de humor sobre cómo sobreviven los nacidos en torno a 1980 en un mundo que no se parece en nada al que conocieron cuando eran niños ni al que les prometieron que llegarían si estudiaban mucho y se portaban bien.

“‘Treinteenagers’ es un libro-manifiesto”, subraya García Miranda; “un libro para una generación que se pregunta qué ha pasado con su vida para haber dado un paso atrás y haber vuelto a la casilla de salida”. La respuesta obvia es la crisis económica más devastadora desde la Segunda Guerra Mundial, que arrasó cualquier plan a medio plazo y obligó a una generación entera a reinventarse. Porque no es que los ‘treinteenagers’ no quieran madurar, sino que no han podido hacerlo, y se han tenido que adaptar. “Yo lo viví en mis propias carnes. Era guionista de televisión (El internado, Los protegidos, Vive cantando) y ganaba una pasta, pero no era el trabajo de mi vida y encima, al final me acababan pagando menos que al principio”, recuerda el escritor. En ese punto, como tantos de sus conocidos, García Miranda decidió cambiar de vida. “Si me van a pagar mal, voy a hacer lo que me gusta”. Y entonces, claro, se produjo un efecto dominó y comenzaron también los recortes vitales que se explican con ironía, pero también con buena dosis de optimismo, en ‘Treinteenagers’. “No te llega para ir a todos los festivales de música a los que quieres ir, ni para viajar todo lo que quisieras, ni para vivir solo en la zona que te gustaría, pero a cambio, sabes aprovechar el tiempo y has superado los complejos”, explica García Miranda.

El libro, que se completa con las ilustraciones de Juan Díaz-Faes, invita a ver las ventajas de esta situación y hasta sirve como guía para “darle la vuelta a lo malo”. “En realidad, creo que escribí ‘Treinteenagers’ para que mis padres, que como los de todos nosotros, son nuestros grandes héroes y nos siguen echando una mano cuando lo necesitamos, se dieran cuenta de que no estaba solo en la vida”, bromea el autor.

Pero ¿cuáles son las ventajas de ser ‘adultescentes’ (otra palabra que define a la generación? Para Carlos García Miranda, los ‘treinteenagers’ “saben lo que les queda bien y van a lo seguro. Tampoco le echan horas a un libro que no les convence porque saben lo que vale su tiempo. Y lo mismo pasa con la gente que quieres que esté a tu lado, que seleccionas”. El trabajo, el amor, la vida social, la familia y el sexo son algunos de los asuntos sobre los que el libro plantea preguntas y también ofrece respuestas.

Lo curioso del asunto es que, pese a todos los obstáculos que se ha encontrado esta generación, o quizá por esa misma razón, dos ‘treinteenagers’ optan a la presidencia del Gobierno: Pablo Iglesias (37 años) y Albert Rivera (36) son dos protagonistas principales de la vida política de la España del 2016. García Miranda bromea sobre ellos. “A Pablo Iglesias lo veo como un ‘treinteenager’ desfasado, el que se viene arriba y te llama un martes para darlo todo. Rivera también es un ‘treinteenager’, aunque a veces parezca que va a cumplir 86 años. Pero sin duda, el más ‘treinteenager’ de todos es Alberto Garzón”.

sábado, 25 de junio de 2016

ABC:Mortadelo y Filemón persiguen a un capo fugado de la cárcel en su nueva aventura


Los incompetentes agentes de la T.I.A. Mortadelo y Filemón reciben el encargo de atrapar a un peligroso jefe de la mafia que se ha fugado de la cárcel a través de un túnel excavado por sus hombres, dentro de su nueva aventura «El capo se escapa». El nuevo álbum de Francisco Ibáñez, que tiene reminiscencias con las sucesivas fugas carcelarias del narcotraficante mexicano conocido como «el Chapo» Guzmán, estará en las librerías a partir del próximo 6 de julio, en castellano y catalán.

En «El capo se escapa» Mortadelo y Filemón reciben el encargo de buscar y detener al peligroso delincuente Osvaldo Marijuánez, que ya se ha escapado de varios penales, como Alcalá Moco y el de Villacascote, ambos de alta seguridad. Para intentar dar con el capo, Mortadelo y Filemón tendrán que viajar, entre otros lugares, al continente africano, donde les saldrán al paso todo tipo de animales salvajes, lo que no les hará cejar en su empeño.
Francisco Ibáñez, uno de los autores españoles de cómic más prolíficos y reconocidos, lleva casi 60 años dibujando historietas de Mortadelo y Filemón desde su primera aparición el 20 de enero de 1958 en la revista «Pulgarcito», de la editorial Bruguera.

Además de Mortadelo y Filemón, Ibáñez es el creador de otros populares personajes de historieta, como «La familia Trapisonda», «13, Rue del Percebe», «El botones Sacarino», «Rompetechos» y «Pepe Gotera y Otilio».

Ibáñez, que desde 1988 trabaja para Ediciones B, recibió en 1994 el Gran Premio del Salón Internacional del Cómic de Barcelona al conjunto de su obra, y en 2002 recibió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. El pasado año Mortadelo y Filemón se adentraron en el mundo de la política en sus dos últimos álbumes, «El Tesorero» y «¡Elecciones!», que han sido dos de los mayores éxitos de la larga carrera de Ibáñez.

viernes, 24 de junio de 2016

"Los Campbell" nº4 preparado para salir en Francia


La editorial "Dupuis" ha anunciado la cuarta entrega de "Los Campbell" de Jose Luis Munuera. Si no conocéis la serie os aconsejamos su lectura ya que es muy divertida y sobre todo muy europea.

miércoles, 22 de junio de 2016

Entrevistas del Festival de Cómic Europeo de Úbeda


Durante el Festival nuestro equipo de comunicación estuvo realizando entrevistas a los invitados que nos acompañaron durante la IV edición del evento. En primer lugar os dejamos el vídeo en que nuestras celebridades se presentan.

Atalanta: La leyenda, aventuras griegas en viñetas


Pocas mitologías hay como la griega, llena de héroes, armas mágicas, destinos funestos, poderes divinos y aventuras (con permiso de las Eddas, aunque estas vinieran mucho tiempo después). Por eso no es de extrañar que la fantasía épica o la fantasía más aventurera esté trufada de mitos de otras épocas y culturas, y que de vez en cuando surjan obras que recogen lo mejor de todos ellos y le dan un punto de vista fresco y divertido, como es el caso de Atalanta: La leyenda de Crisse.

Este volumen de Yermo Ediciones recopila entre sus tapas los cinco primeros álbumes de la serie BD escrita y dibujada por Crisse (el seudónimo escogido por el belga Didier Chrispeels), todo un conocido de la bande dessinée por ser el autor de Luuna (con dibujo de Keramidas) y artista de la clásica La espada de cristal, esta con guión de Jacky Goupil y con la que comparte una estética muy similar y se sitúa como un referente del género.

No es la primera vez que Atalanta: La leyenda desembarca en España. Ya lo hizo hace bastantes años, como muchas series de fantasía marca BD, en la colección Pandora de Norma Editorial. Y como muchas otras terminó en el olvido bien por falta de ventas o por carencia de interés por parte del público, lo que en términos editoriales suelen ir de la mano. En cualquier caso, no ha sido en absoluto una mala idea recuperar Atalanta del fondo editorial, ya que gracias a eso podemos leer (de nuevo para muchos, por primera vez otros) una historia de aventuras a la antigua usanza (viaje, héroes que parecen inmortales, criaturas fantásticas, etcétera) pero salpicada, que digo salpicada, embadurnada de los pies a la cabeza de mitología griega. Esta es una de las series de fantasía griega por excelencia del tebeo europeo, que se lee con agrado y hace que nuestra imaginación recuerde los viejos mitos de la humanidad.

La protagonista no es otra que Atalanta, aquí una joven tocada por los dones de cuatro diosas, experta cazadora y la única mujer que viajó junto a Jasón y sus famosos argonautas a bordo de El Argos desde Yolcos hasta la Cólquida en busca del mítico vellocino de oro. Ni que decir tiene que Crisse vuelca casi toda la atención del lector en Atalanta (por algo la serie lleva su nombre) y nos explica su historia desde el nacimiento y abandono por parte de su padre (oh, esperaba un varón) y su crecimiento rodeada de los seres parlantes del bosque hasta las distintas pruebas que hacen que brillen sus capacidades como personaje, entre las que se encuentran constantes referencias a la supremacía del hombre sobre la mujer en aquella época y muchas alusiones sexuales (no hay que obviar que dos centauros casi violan a Atalanta). El otro nada desdeñable espacio del cómic está dedicado a Jasón y los distintos héroes que lo acompañan en El Argos, tales como Heracles (Hércules según los romanos, cuyo papel es el de la fuerza bruta del equipo) y hasta un par de hermanos alados que cumplen la función de exploradores o luchadores aéreos.

En la historia de Atalanta que nos muestra Crisse se suceden las aventuras como si de una historia de fantasía heroica se tratase, con encuentros en pueblos abandonados, hechiceras convertidas en bestias extrañas, algo de mazmorreo y el enfrentamiento con bestias del estilo de minotauros, hidras, esfinges y hasta cultos egipcios. Es una historia clásica de grupo de aventuras, y todo tiene cabida en Atalanta: La leyenda, especialmente los mitos griegos con cuya historia asimilada a lo largo de los años Crisse juega para ofrecer una versión muy acertada y fiel, pero adornada con los típicos clichés de la bande dessinée, como por ejemplo la criatura bajita y de otra especie que se encarga de liarla adrede o sin querer, soltar chistes e incluso expresar anacronismos lingüísticos que harán más o menos gracia según el tipo de lector.

En el apartado artístico no hay mucho que decir de Crisse que no sepamos ya: se trata de una de sus principales bazas. Aquí juega a tiempo completo para ofrecer guión y dibujo (el color ya va a cuenta de Fred Besson), pero baste decir que el característico modelado cartoon de Crisse en personajes y escenarios se ve aquí reforzado (al contrario de lo que ocurría con la regular edición española de La espada de cristal) por un color brillante y una definición bastante bienvenida, acorde a la obra original de Soleil Productions. No olvidemos tampoco que para ambientar una historia de estas características (cualquiera en realidad) hace falta un trabajo de documentación previo, y Atalanta cumple de sobra las exigencias en cuanto a detalles culturales o de indumentaria que la historia precisa.

Pero no solo de personajes y escenarios vive la BD, ya que la perspectiva del dibujo en cada viñeta es fundamental para obtener una obra dinámica y que haga que los ojos del lector se deleiten un segundo más de lo necesario. Hay BD aburridas que son muy planas en ese sentido, pero eso no pasa con Atalanta: La leyenda. Las escenas de acción están muy bien conseguidas y los objetos en primer plano, aparte de otros recursos, le dan un toque distinto.

Cuesta encontrar algo negativo, pero podría decir que el aspecto algo juvenil del color y el dibujo podría restarle la posibilidad de que en la librería algunos lectores dejen el cómic donde estaba, al no parecer una obra claramente adulta. Pero se estarían perdiendo una buena una historia de fantasía muy bien hilada, con personajes fuertes que forman parte del imaginario colectivo (después de tantos años, todo un logro), para todos los públicos y, lo que es más importante, muy divertida.

martes, 21 de junio de 2016

lunes, 20 de junio de 2016

El País:La ‘Intemperie’ llega al cómic


Intemperie es sed, sequía, sol, soledad, sudor, silencio... Es la huida de un niño de la violencia que le rodea. Es la primera novela de Jesús Carrasco (Olivenza, Badajoz, 1972), publicada en 2013 por Seix Barral, que fue un éxito en la Feria del Libro de Fráncfort, ha sido traducida a una veintena de idiomas y tiene en marcha dos adaptaciones en distintos formatos: el cinematográfico y el cómic. Del primero, Carrasco prefiere no hablar mucho: "Ya está encaminado, que es algo que no podía decir hace un año". El segundo ha hecho que dos Aves con destino Madrid reunieran al escritor afincado en Sevilla y al ilustrador Javi Rey (Bruselas, 1982), que vive en Barcelona.

Es la segunda vez que se ven, la primera fue para poner en marcha el proyecto de la adaptación al cómic de Intemperie. Y en la palabra adaptación hace hincapié Carrasco: "Es la clave. Hay que mantener el espíritu del libro, pero yo debo quedarme al margen. Javi es el autor de la novela gráfica". A Rey, esa fue una de las cosas que le fascinó de este trabajo: "Me encargo de todo, de ordenar, estructurar, del guion... Soy el director de la película, antes había sido el dibujante, ahora controlo todos los elementos. Jesús es la barandilla a la que agarrarme si lo necesito".

En el primer encuentro, Carrasco intentó transmitir a Rey el sentimiento y el ambiente de la novela. El ilustrador recuerda dos ideas fundamentales con las que se quedó: "En la cabeza del niño [protagonista] el alguacil es un personaje diabólico y lo importante que era explicar la evolución de la relación entre el muchacho y el cabrero". A partir de estas pinceladas, y de otras más, Rey está creando Intemperie en su lenguaje que es el del cómic, con los recursos que este le permite, diferentes, claro, a los de la escritura. Lleva aproximadamente la mitad, la tiene que acabar en agosto para su publicación en noviembre. Y aunque le queda representar algunas de las escenas más hostiles de la historia, dice que el trabajo duro ya está hecho. Recuerda la reacción del escritor cuando le mandó las primeras 30 o 40 páginas. Le llamó por teléfono y antes de dar su opinión tuvo la sensación de que Carrasco hizo una pausa dramática que duró días. Finalmente, le dijo que le había emocionado y reconoce: "Como dibujante lo mejor que te pueden decir es que transmites emociones".

De emociones, de sentimientos, de sensaciones está llena Intemperie, se infiltran en las neuronas del lector y en cada uno de los poros de su piel. Son sensaciones físicas y psíquicas que Carrasco hace llegar con su magnífica prosa. Para conseguir que eso se logre también con la adaptación, le enseña a Rey partes del taller donde cocinó la novela, ya que ahora se iba a colocar detrás del texto: de dónde procede la atmósfera asfixiante, el contexto, el tiempo, el espacio... Carrasco revela las localizaciones, "a estas alturas ya lo puedo decir". En el libro no hay topónimos pero todo transcurre en un terreno de sobra conocido por él, son los alrededores de Torrijos, el pueblo toledano donde vivió durante su infancia y adolescencia y el castillo es el de Caudilla, del que solo queda un torreón y un muro. Tampoco se hace referencia a ninguna época, sin embargo él tiene apuntado en su cuaderno los días que ocurrió. "Tenía que calcular las lunas", se justifica. No es una historia real con nombres concretos, en la novela no usa ninguno, pero el conflicto fundamental surgió del titular de una noticia.

Rey usa las herramientas del cómic: pequeños detalles como que todos los personajes tengan los dientes con defectos simboliza lo hostil del entorno en el que viven; siempre que en las viñetas hay primeros planos, las moscas están presentes en la escena como recurso para mostrar el calor y el mal olor; la gama cromática cálida, con textura, que ensucie, que represente la sofocante llanura infinita. Para los colores que ha usado se quedó con una descripción del libro en la que dice que el precipicio está donde acaba la sombra, ahí hay que luchar para sobrevivir. Y representar al alguacil como un monstruo es un recurso que el cómic permite y que forma parte del espíritu de la novela. Una novela en la que casi no hay diálogo, se actúa más que se habla, en la adaptación esto se mantendrá. Rey quiere comenzar dándole voz al narrador a las palabras de Carrasco, pero luego solo habrá diálogos muy escogidos entre el niño y el cabrero, cuya relación pasa, de manera muy sutil, de la desconfianza entre ambos a la protección mutua, evidente pero invisible.

Confianza es otro de los conceptos que recalca Carrasco. Se fía plenamente del trabajo de Rey. "Ha puesto imágenes a mis pensamientos", subraya. Su relación es telefónica y por correo electrónico, pero ambos afirman que se tratan como si conociesen de antes. Con Intemperie han trabajado y trabajaran multitud de manos: editores de otros países, traductores, el director de la película, guionistas... Carrasco solo lo entiende si hay confianza.

domingo, 19 de junio de 2016

Fotos de la IV edición del Festival de Cómic Europeo de Úbeda


Aquí os dejamos unas magnificas fotos de nuestro amigo Alberto Román sobre la IV edición del Festival de Cómic Europeo de Úbeda.







jueves, 16 de junio de 2016

Hoy inauguramos la exposición de Spirou en San Lorenzo


Esta mañana se inaugura la exposición sobre "Spirou"que estará expuesta en la iglesia de San Lorenzo durante todo el evento. La exposición esta organizada por la editorial Dibbuks que este año estará también en el evento.

'Y se llama Spirou' es el reivindicativo título escogido para la exposición, que recoge las versiones de medio centenar de dibujantes, ilustradores y humoristas gráficos. El Flores, Daniel Diosdado Pérez, Daniel Mainé, Mel Prats, Kry García, Francisco José Asencio Ibáñez, McNolo Moreno, David Garrido, Pedro Moya González, Rocío Atrio, Iván Del Río, Ricardo Plástiko, Paco Sordo, Fran Valdés, Juan Luis Rincón Chamorro, Sarah Con Hache, Martín Cabo, Alberto Belmonte Luque, Marta Nieto, JotaJota Deerre, Fritz, Marta Pombo Grosso, Berta Lloch, Raquel Jove, Gloria Garrastázul Antúnez y Esther Sabino entre otros.

La Inauguración será a las 12:00 de la mañana y todo el que quiera esta invitado a pasarse.

Faltan 24 horas para que comience el IV Festival de Cómic Europeo de Úbeda


Faltan solamente 24 horas para que empiece la cuarta edición del Festival de Cómic Europeo de Úbeda. Ya esta todo preparado para los talleres, zona comercial, exposiciones y charlas. Para aquellos que no os hayáis enterado todavía estáis a tiempo de inscribiros en los talleres y también en el mercadillo de intercambio de juguetes y cómics.

!!Daros prisa!!



miércoles, 15 de junio de 2016

Todo preparado para el estreno del mediometraje "Mortadelo y Filemón contra el Imperio del Ochio


Ayer por la tarde la Organización del Festival de Cómic Europeo de Úbeda estuvo dando los últimos toques al corto que se presentará  en la IV edición del evento este sábado a las 20:00 de la tarde en el teatro de la unión de cofradías.

En la imagen podéis ver una foto del final del rodaje de una parte del equipo que lo ha hecho posible. 

martes, 14 de junio de 2016

el País:La Guerra Civil en viñetas


El ilustrador y dibujante José Pablo García (Málaga, 1982) sintió vértigo cuando le propusieron convertir en viñetas La Guerra Civil española, del hispanista inglés Paul Preston, uno de los libros canónicos sobre el conflicto fratricida que desangró el país de 1936 a 1939. A la editorial Debate le había gustado su primera obra, Las aventuras de Joselito (2015), que recreaba la vida del niño prodigio del cine español, pero esto eran palabras mayores. “Yo fui el primer sorprendido, porque el tema me daba mucho respeto y tenía miedo de meterme en un berenjenal. Creo que dije sí inconscientemente”, bromea García, que no había leído la obra de Preston (Liverpool, 1946), catedrático de historia contemporánea española y autodefinido como “socialista de izquierdas”.

García sintetizó el original hasta dejar en una novela gráfica de 240 páginas este periodo de violencia, odio y destrucción. “No he alterado nada, me he mantenido fiel al espíritu de la obra”. Incluso ha respetado los capítulos y tiempos del ensayo, que se remonta a comienzos del siglo XIX para explicar por qué se fraguó la tragedia. Aunque esto llevó a desesperar a García, confiesa, porque vio que hasta el capítulo 4 del libro no se abordaba la guerra. “El 2 y el 3 son rencillas entre señores de chaqueta”, lo que podía resultar un motivo para aburrir al lector.

El propio Preston supervisó el proceso y “solo en un par de ocasiones”, dice García, le pidió que cambiara detalles de sus viñetas, lo que para él resultó una satisfacción. Lo más complicado de estos siete meses de trabajo fue “recrear escenas de las que apenas había imágenes”. Y lo que más le llamó la atención, que algunos personajes jóvenes parecían mayores en las fotos que manejó, como el comunista Santiago Carrillo.

80 años del golpe

Ahora que van a cumplirse, el próximo 18 de julio, 80 años del fracasado golpe de Estado que degeneró en una guerra civil de casi tres años, el dibujante defiende que “este es un libro divulgativo, dirigido a todo tipo de públicos, excepto el infantil”. A él también le ha servido para aprender la historia de la guerra, que conocía sobre todo por las batallas, pero desconocía, por ejemplo, "las luchas dentro del PSOE". El empuje de los nacionalismos, la lucha de los campesinos por poseer la tierra trabajada, los militares golpistas, con Franco a la cabeza; la irrupción del fascismo y el anarquismo, el dontancredismo de las potencias europeas, las matanzas, las peleas intestinas en el bando republicano, el papel de la Iglesia católica, el avance en el campo de batalla de los rebeldes hasta el aplastamiento completo de la república y la atroz represión posbélica, se concatenan en este relato de Preston-García.

El tono entre sepia y anaranjado que colorea toda la obra fue para dar la sensación de tiempo pasado. García desvela que la idea inicial era teñir de rojo la parte republicana y de azul la franquista, pero se desechó pronto: “Iba a ser muy complicado”. De los hechos preferidos del libro, se queda con la narración de "los días previos al alzamiento, en el que el presidente del Gobierno, Casares Quiroga, va recibiendo evidencias de que la conspiración se está llevando a cabo, pero, por ingenuidad o por debilidad, se niega a verlo, mientras Franco, empujado por una una serie de casualidades, decide implicarse en el golpe". Bajando al terreno de los personajes significativos de aquella etapa y que ha retratado, el guionista e ilustrador se queda con el líder del Partido Radical, el populista Alejandro Lerroux, un político pendular que, en función de sus intereses, apoyaba a uno u otro partido. “Me parece un personaje humorístico, a pesar de la situación que le rodea”. Así fue el trienio de terror en el que se exacerbó una máxima de Preston sobre España: "Un país con tendencia a ver al que discrepa como enemigo y no como persona con quien hay que debatir".

lunes, 13 de junio de 2016

Trailer de Mortadelo y Filemón contra el Imperio del O.C.H.I.O.


Aquí os dejamos el primer avance del mediometraje que estrenaremos en el IV Festival de Cómic europeo de Úbeda sobre Mortadelo y Filemón. 

El estreno se realizará finalmente el sábado 18 de junio a las 20:00 de la tarde en el Teatro de la Casa de Cofradías.

domingo, 12 de junio de 2016

Preparando la exposición de Spirou en San Lorenzo


Durante este fin de semana hemos estado preparando la exposición colectiva dedicada a "Spirou" que podréis disfrutar durante el Festival de Cómic Europeo de Úbeda. Recordar que la inauguración será el viernes por la mañana.

viernes, 10 de junio de 2016

ABC:Chuck Palahniuk se lía a tortazos con el cómic


Pues sí, Tyler Durden ha vuelto. Cuando lo vimos por última vez, después de que «El club de la lucha» brincase del papel a la gran pantalla, tenía cara de Brad Pitt o de Edward Norton o de los dos a la vez y una pistola en la boca que, lo sabemos porque lo sabía Tyler, escupía una bala y, pum, otra gloriosa detonación en forma del «Where Is My Mind?» de los Pixies.

El cineasta David Fincher, maestro del claroscuro hollywoodiense, se encargó de convertir en imágenes la metralla verbal de Chuck Palahniuk y, el resto, como suele decirse, es historia: pese a los discretos números que cosechó la edición en cartoné de la novela -«cinco mil ejemplares como mucho», recuerda el editor Gerald Howard- y a que su estreno cinematográfico bordeó el fracaso comercial, «El club de la lucha» se convirtió en título de culto y en trampolín para la carrera de un escritor «de apellido imposible» que está a punto de repetir al jugada maestra con «Rant», inquietante novela que James Franco adaptará al cine.

Entre tanto, Chuck Palahniuk ha tenido tiempo para hacer del vicio virtud y dinamitar la siempre ambivalente moral estadounidense con títulos como «Asfixia», «Snuff», «Al desnudo»o las más reciente y explosiva «Eres hermosa», montaña rusa narrativa a la que le ha echado el freno para pasarse al cómic y firmar junto al dibujante Cameron Stewart, habitual de DC y Marvel, la segunda parte de «El club de la lucha» en formato novela gráfica. «Un nuevo medio, para mí, es una oportunidad de convertirme en estudiante de nuevo, y de ser la persona más tonta en una habitación llena de expertos. Esa persona, yo, es la que más tiene que ganar», explicaba Palahniuk en un entrevista reciente en la que aseguraba que «el medio y el concepto estuvieron unidos desde el principio».

Así, con aquella delirante trama escapando de las páginas de la novela para ajustarse al marco de las viñetas, la secuela apareció el año pasado en diez entregas publicadas por la editorial Dark Horse y llega ahora a España en un único volumen de la mano de Reservoir Books. Una nueva oportunidad para adentrarse en el perverso imaginario de Palahniuk y reecontrarse con unos personajes que, dos décadas después de la publicación de la novela, siguen zurrándose la badana, liándose a mamporros y planeando minucias como la extinción total de la humanidad.

En «El Club de la lucha 2» han pasados sólo diez años y Sebastian, ese narrador al que dio vida Edward Norton, vive anestesiado por la medicación y trabajando como empleado en una empresa de armamento militar. Finalmente se ha casado con Marla, la mujer que se colaba en esas reuniones de apoyo a enfermos terminales para amortiguar su dolor, y juntos tienen un crío de nueve años al que en las primeras páginas ya vemos intentando fabricar pólvora casera. Todo ha cambiado pero todo sigue igual, y solo es cuestión de tiempo que Tyler Durden, esa proyección anárquica y malvada de Sebastian llame a la puerta para pedir turno.

He aquí, pues, otro juego de espejos, de personalidades retorcidas y violencia a todo color que Palahniuk coloca frente a un mundo repleto de cinismo y nihilismo para acabar creando otro artefacto repleto de caos, delirios sangrientos y humor desfigurado y magullado. Un vistoso apéndice a la historia original que viaja a los orígenes de Tyler, ahonda en esa brecha abierta en el corazón del capitalismo y, ya puestos, analiza el impacto de un obra como «El club de la lucha» en la sociedad contemporánea.

De hecho, el propio autor no duda en convertirse en personaje y retratarse en pleno proceso de creación mientras, a las puertas de su casa, se acumulan seguidores de la película para recriminarle el final de esta segunda historia y lo que ocurre con Tyler. «En el libro el final era distinto», justifica un Palahniuk cabizbajo desde una de las viñetas. «¿Qué...? ¿Había un libro?», se pregunta una de las fieles de Tyler. Pues sí, había un libro. Y ahora también un cómic.

Novedades Yermo Ediciones de junio


Aquí os dejamos un repaso a las novedades de Cómic Europeo que saca Yermo ediciones este mes.

Comenzamos el repaso a las novedades de junio con el segundo, y último, integral de Lanfeust de las Estrellas, un trabajo guionizado por Scotch Arleston y dibujado por Didier Tarquin. Lanfeust de las estrellas es la segunda serie realizada por los creadores de Lanfeust de Troy.

En este segundo volumen nos reencontramos con un Lanfeust atrapado en una brecha temporal, separado de sus amigos Cixi y Hebus, sin posibilidad de volver a su tiempo ni a su mundo.


No abandonamos el mundo de la fantasía, aunque le añadimos unos toques de ciencia-ficción, y es que también publicaremos un integral con que recoge los cuatro números de Las Espadas de Cristal, Sylviane Corgiat y Laura Zuccheri, quien ganó el premio a Mejor Ilustradora en el Festival del Cómic de Lucca (2012) por su trabajo en Las Espadas de Cristal.

Un día, una espada dotada de un extraño poder cae del cielo y se clava en la roca sagrada de una aldea. Cuando uno de los soldados del malvado tirano Orland intenta arrancarla, el poder de la espada lo convierte en cristal y solo una niña, Yama, es capaz de tocar aquella arma sin morir. Pero Orland decide aplacar su furia matando al padre de Yama y secuestrando a su madre para llevarla a su harén, por lo que la pequeña no tiene más remedio que huir y esperar al momento en que tenga la suficiente fuerza para arrancar la espada clavada en la roca y vengar a sus padres.



Para finalizar también tenemos la primera entrega de El Metabarón, la continuación oficial de La Casta de los Metabarone, un trabajo cuyos guiones están en manos de Alejandro Jodorowsky, Jerry Frisen y que cuenta con el excepcional dibujante Valentin Sécher cuyo trabajo en Khaal: Crónicas de un emperador galáctico nos enamoró.

El Metabarón es el guerrero más temible que el universo jamás haya conocido y, en solitario, ha conseguido imponerse al imperio. Pero una nueva potencia ha surgido en el espacio cuyas ambiciones y crueldad son infinitas. El Metabarón se convierte en el único obstáculo que la puede detener, por lo que, para enfrentarse a él, esta potencia envía en su contra a sus servidores más leales, a sus jefes de guerra, a mercenarios que son verdaderas máquinas de matar, y el tecnoalmirante Wilhelm-100 es el más poderoso de entre ellos.


El siguiente título es uno muy especial: Rey Oso, la obra con la que Mobidic ha debutado profesinoalmente en la BD francobelga demostrando que es una artista dispuesta a ofrecer nuevos aires a la BD con un trabajo soberbio en el que mezcla diferentes panteones animalistas y juega tanto con los mitos africanos como con los precolombinos para ofrecer una novela gráfica llena de ternura y pasión, de reflexión y violencia, en la que se perciben ecos tanto de las novelas clásicas de Rudyard Kipling como de las películas de Miyazaki.

La historia de Xipil, la hija del jefe de la tribu ofrecida en sacrificio por su propio padre para calmar a la diosa Caimán, se convierte en una bella fábula cuando Xipil es rescatada por el Rey Oso, aunque la felicidad suele ser efímera…

jueves, 9 de junio de 2016

El País:Tebeos como pieza de museo


Cómic. Tebeo. Historieta. Novela gráfica. Álbum. Cada uno pronunciará la palabra que más le seduzca para nombrar esa forma de expresión que, más de un siglo después de su nacimiento, algunos se empeñan en ignorar cuando no en ningunear como género. Y así nos va. Bah, tebeos, cosas de niños. España ha sido tradicionalmente una de las mayores fábricas mundiales de talento en forma de viñeta y autores como Carlos Pacheco o Germán García en el ámbito de los superhéroes o más recientemente el tándem Canales/Guarnido en el campo del mejor cómic de autor tuvieron que marcharse a Estados Unidos o Francia para alcanzar el éxito mundial. El mercado español del cómic no existía, y sigue sin existir. “Llevamos toda la vida de moda y toda la vida en crisis”, asegura el dibujante Sento.

Una cifra de ventas de 2.000 ejemplares puede ser considerada un éxito, pese a que se editan más títulos que nunca y se edita mejor que nunca. Los mejores autores, recibidos en salones internacionales como figuras de lo que en 1985 el maestro Will Eisner llamó El arte secuencial —libro seminal para todo aquel que aspire a entender mejor este fenómeno cultural—, tienen que dedicarse a ilustrar carteles, hacer publicidad o dar clases si quieren salir adelante. Pero quedan, al margen de las cifras y los balances, el prestigio y la evidencia de un genio creativo que no parece tener fin. Y de eso trata ni más ni menos la preciosa exposición que abre sus puertas en el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) comisariada por Álvaro Pons: VLC Valencia Línea Clara, que permanecerá abierta hasta el 2 de octubre. De poner el acento en la respetabilidad de los cómics convirtiéndolos en objeto de museo, como ya han hecho el Louvre y el MoMA.

José Miguel Cortés, director del centro desde 2014 en sustitución de Consuelo Císcar, ha apostado personalmente por dar luz verde a esta verdadera entrada de la historieta por la puerta grande en la temporada de exposiciones. “Esta muestra rompe un largo silencio injustificado sobre un medio expresivo tan importante como es el cómic. El cómic ha llegado al IVAM para quedarse", ha asegurado Cortés en alusión a sus planes de organizar nuevas exposiciones sobre el género y de incorporar obras a la colección permanente del museo.

Nombres como Miguel Calatayud, Miquel Beltrán, Sento Llobell, Micharmut, Mariscal, Daniel Torres o Manel Gimeno justifican del todo el poderío del medio y su conversión en materia expositiva. La muestra que hoy jueves será inaugurada con un coloquio entre todos ellos alberga más de 200 originales de estos y de otros autores de la denominada Nueva Escuela Valenciana: una auténtica explosión creativa en forma de dibujos y textos que, en los años setenta y ochenta, sirvió de gozne entre la contracultura underground procedente de Estados Unidos y los destellos pop que ya refulgían en Europa. El objetivo de Valencia Línea Clara es rescatar la naturaleza del tebeo como medio popular y, más allá de ello, como el objeto de cultura de masas que fue.

Hay que rendirse a la evidencia: el caso valenciano es muy particular. En aquellos ochenta, el cómic de los autores valencianos no solo aterrizaba en las páginas de revistas hoy por desgracias ya legendaria como Cairo, Bésame mucho, Trinca o El Víbora (sí, aquella que sus editores quisieron llamar sin éxito Goma-3), de fanzines como El polvorón polvoriento y A Valencia y de editoriales como Complot o Arrebato. Aquellos dibujantes y sus irreverentes dibujos inundaban también las paredes, las tiendas, los bares y los carteles de las fiestas populares de la ciudad. Y las Fallas. No en balde la exposición se abre con Els Dalton de Marxalenes, un espléndido ninot obra de Sento, Manuel Martín y el modisto Francis Montesinos, instalado en 1987 en la Plaza del Ayuntamiento.

La muestra ofrece también diversos originales de quienes fueron los auténticos pioneros de esta Nueva Escuela Valenciana: el propio Miguel Calatayud (Peter Petrake, La diosa sumergida, El proyecto cíclope…) y algunas obras de tinta china en formato cómic del Equipo Crónica y del Equipo Realidad, presentes en los fondos del IVAM. Además, las vitrinas albergan ejemplares de la célebre Editorial Valenciana (la editora de cabeceras como Pumby, Jaimito y TBO), dibujos originales, procesos de entintado y guiones originales escritos a mano.

AQUELLAS VIEJAS REVISTAS QUE MURIERON
Eras de Nazario o de Mariscal, te quedabas con las salvajadas lumpen del travestón Anarcoma o con los devaneos mediterráneos de Los Garriris. Daba igual: ya habías comulgado con la religión del cómic. Difícil desengancharse. Los que no sabían que existían los cómics te miraban mal. Pero en aquel tiempo las historias de Calatayud, Sento, Beltrán, Torres, Gimeno, Micharmut, Pere Joan, Ana Juan y tantos otros llegaban en forma de revistas, en lo que era un relevo generacional de los viejos tebeos de Bruguera: Tiovivo, Pulgarcito, DDT, Din-Dan o Mortadelo. El mercado del cómic era una explosión: Cairo, Cimoc, Totem, Creepy, 1984, Comix Internacional… Nada sobrevivió. Hoy el aficionado consume novelas gráficas y eso forma parte del mercado del libro y, por lo tanto, con sus mismas miserias: en España no se lee. Ni cómics, ni en general.

miércoles, 8 de junio de 2016

La muestra de Dragones y Mazmorras esta casi lista


Como todos sabéis este año desde la Organización hemos impulsado la creación de una pequeña exposición sobre los dibujos de "Dragones y Mazmorras".Le estamos dando los últimos retoques par empezar a colgarla.

Esperamos que este primer año os guste y que cada vez se vayan uniendo más autores y nos aporten sus dibujos.


martes, 7 de junio de 2016

Últimos días para solicitar espacio comercial en el Festival de Cómic


Estamos ultimando los detalles para la zona comercial del Festival de Cómic. Todos los interesados en participar en ella rogamos que os pongáis en contacto con nosotros a través del mail ubedabaezacomic@gmail.com

lunes, 6 de junio de 2016

Ya están disponibles las programaciones del Festival en papel



Desde esta mañana ya tenéis disponible en papel la programación del IV Festival de Cómic Europeo de Úbeda y Baeza. Los que esteis interesados podéis recogerlas en SEMER Turismo o en la Iglesia de San Lorenzo. 

viernes, 3 de junio de 2016

El País:Imágenes familiares, historias universales


Muy familiares nos resultan buena parte de los cómics que más se verán en esta Feria del Libro. Y no, eso no quiere decir que nos parezcan cosas ya vistas; sigue habiendo quienes arriesgan mucho y sorprenden formalmente, e incluso los clásicos que se ciñen a su estilo se guardan sus vueltas de tuerca. Lo de la familiaridad va más bien por lo que cuentan.

Algunos de estos cómics nos resultan familiares porque nos identificamos con ellos. Generalmente con los desconciertos cotidianos de sus autores. Buen ejemplo es «La profecía del armadillo» (Reservoir Books), del italiano Zerocalcare, que ya ha sido un gran éxito en su país y puede repetir en el nuestro gracias a su narración (que consigue ser a la vez descacharrante y melancólica) de la vida en un barrio de la periferia, con sus amistades a trompicones, su trabajo precario y sus neurosis, simbolizadas en un armadillo de dos metros que siempre acompaña al protagonista.

Pero para repetir el éxito tendrá la dura competencia de varios títulos españoles que tienen en común –aparte de la temática cotidiana– un estilo muy colorido: «¡Mujer!», de Los Bravú (Fulgencio Pimentel), «Gran bola de helado», de Conxita Herrero (Apa-Apa), y el nostálgico «Heavy 1986», de Miguel B. Núñez (Sapristi).

De Canadá a Japón
Eso sí, lo de contar tu vida en formato breve no es algo nuevo en cómic. Lo demuestra una de las novedades más recientes y más llamativas: «Un verano en las dunas» (Fulgencio Pimentel), que recoge por primera vez en un solo tomo dos de las primeras historias publicadas por el canadiense Seth, a comienzos de los años 90, en su revista de cómic «Palookaville». Un Seth de juventud, pero tan elegante, brillante e inaguantable (pero con encanto) como siempre.

Puestos a contar su vida, los hay que encuentran más interesante contar sus viajes. Es, por ejemplo, lo que han hecho Miguel Gallardo en «Turista accidental» (Astiberri) e Igort con sus «Cuadernos japoneses» (Salamandra Graphic).

Otros son «familiares» porque hablan de familias. Y, a veces, con la historia de una familia se puede llegar a contar la de todo un país. Es lo que sucede con «El ala rota» (Norma), en el que Antonio Altarriba –una vez más complementado perfectamente por los dibujos de Kim– concluye la labor comenzada en el magistral «El arte de volar». Si entonces narraba, a través de la biografía de su padre, el exilio tras la Guerra Civil y las indignidades del posterior regreso, esta nueva novela gráfica sigue a su madre para contar un doble exilio interior, previo incluso a la guerra: el sufrido por ser pobre y el sufrido por ser mujer.

Y tan bien como Altarriba y Kim retratan España, retrata Zeina Abirached el Líbano en «El piano oriental» (Salamandra Graphic), sobre los desvelos de su bisabuelo por construir un instrumento que –igual que intentó hacer su país– conjugue Oriente y Occidente: un piano que sea capaz de tocar los cuartos de tono de las melodías árabes.

Hay, en cambio, quienes le echan fantasía a las familias. Jali emplea en «Malaria» (Astiberri) el lenguaje de los cuentos para filtrar la angustia de unos padres tras la muerte de su hija y Marion Fayolle usa alegorías poéticas para contar cómo se enfrenta una familia a la enfermedad del padre («La ternura de las piedras»; Nórdica). El tema de la enfermedad también es recurrente, por cierto: «Que no, que no me muero», de María Hernández Martí y Javi de Castro (Modernito Books); «Diagnósticos», de Diego Agrimbau y Lucas Varela (La Cúpula)...

Narradores y poetas

Pero no se confundan, entre tantas vidas contadas también hay hueco para la ficción. Para las adaptaciones como la que Sebastiano y Lorenzo Toma hacen –casi igualando la sobrecogedora poesía del original– de la película «El cielo sobre Berlín» (Libros del Zorro Rojo), de Wim Wenders. Para el género policiaco de Xulia Vicente y Núria Tamarit («Duerme pueblo»; La Cúpula) y Juan Díaz Canales («Como viaja el agua»; Astiberri). Para crear un héroe de acción español y delirante, como hacen Santiago García y Luis Bustos en los dos tomos de «¡García!» (Astiberri). O para simplemente delirar, como Kaz en «Sidetrack City» (Autsaider Cómics).

Finalmente, hay quienes cuentan historias sobre los contadores de historias. Sobre Paul Celan, como hace Fidel Martínez Nadal en «Fuga de la muerte» (De Ponent); sobre la poeta inglesa Natalie Clifford Barney («Epigrafías», de Carla Berrocal; Libros de Autoengaño), o sobre la plana mayor de la literatura francesa («La Comedia Literaria», Catherine Meurisse; Impedimenta).

jueves, 2 de junio de 2016

ABC:Subastan por 39.000 euros un ejemplar de «Tintín en el Congo» de 1948



Una edición de 1948 de «Tintín en el Congo», el primero en color del intrépido personaje, ha sido subastado por 39.000 euros en el portal de subastas online Catawiki. «Tintín en el Congo», una pieza única sin texto, supuso un cambio en las historietas del periodista y su fiel compañero Milú, al ser el primero del personaje publicado en color.

Según informa el portal de subastas en una nota, se trata de un prototipo inédito utilizado por la editorial Casterman durante la preventa, que solo muestra ilustraciones, al no tener ni título ni texto en el interior, y del cual solo hay siete similares en el mundo.

«Tintín en el Congo» narra el viaje del protagonista hasta el país africano para hacer un reportaje. Sus peripecias le llevan hasta el reino de Babaorom, donde se convierte por casualidad en el jefe de la tribu y tendrá que detener a una banda de gánsteres que quieren controlar la producción de diamantes en el Congo.

El ejemplar ha estado rodeado de polémica al ser denunciado hace cinco años por apología de racismo en un tribunal belga, que determinó que se trataba de un testimonio de la historia, por lo que no fue censurado ni prohibido.

Además, en el marco de una subasta especial dedicada al cómic, Catawiki ha subastado otros artículos como un dibujo de Wally y Wanda, personajes de «¿Dónde está Wally?», por 15.500 euros, o el primer cómic de Astérix por 5.000 euros, así como una edición de lujo de «Tintín y los Pícaros» vendida por 10.000 euros