Banner

domingo, 13 de noviembre de 2016

El Mundo:Lucifer vs. Dios: el cómic


El paraíso perdido de John Milton parece haber encontrado su dios particular en la figura de Pablo Auladell. Este ilustrador de 44 años, galardonado ayer con el Premio Nacional del Cómic por su adaptación, ha sabido transformar los 10.000 versos épicos que relatan el pulso bíblico entre Lucifer y Dios en imágenes que tuvieran el tempo, la música y la intención del poema de Milton. «Es un poema muy rico en matices», explica. Y la verdad es que son múltiples las interpretaciones que uno puede sacar, tras observar que el cuento va mucho más allá de la serpiente y la manzana y que, al final todo depende de cómo se pinte: "Quizá Milton quería hacer una metáfora criticando la monarquía absoluta o se está burlando de Dios a través de adulaciones continuas". 

Desde el estudio de su casa, donde recibió ayer la noticia, reconoce que no esperaba el premio tras no conseguir ninguna nominación en el Salón de Cómic de Barcelona. "No pensaba en este tebeo desde la perspectiva de conseguir ningún premio", reconoce, mas cuando ha tardado más de tres años en fraguar un proyecto que comenzó a raíz de un encargo y que tras pasar por varias editoriales, finalmente, cayó en manos de Sexto Piso, quien lo sacó a flote en 2015. "Ha sido un trabajo accidentado y atípico, pues en el campo del cómic no suele haber este tipo de encargos. Al final me lo tuve que construir yo, con lo cual se ha ido convirtiendo en algo que siempre ha sido mío". 

Auladell es docente del Máster Ars in Fabula y de la AIF Summer School en Macerata, ha ilustrado más de 30 álbumes, novelas y cómics y su obra ha sido expuesta en galerías y ferias de Madrid, Barcelona, Roma, Bolonia y Ginebra. El jurado, en ese sentido, ha valorado "el gran valor artístico y la fuerza visual" de su última obra inspirada por la intemporal visión de Milton. "Quiero creer que había miembros del jurado que conocían el poema de Milton y que han sabido poner en valor la adaptación y lectura que yo he hecho. Otra cosa destacable, como ocurre con los clásicos resucitados por un moderno, es redescubrir nuevos matices. Es un clásico por el mero hecho de que siempre tiene algo que decir, pero para eso tiene que hacerlo a través de un medio, de un autor de ahora".

Si bien sigue manteniendo el efecto de la sorpresa, sí que reconoce que gran parte de su triunfo viene dado por el uso que hace del color. "Hoy se suele usar muy a discreción", apunta sobre todos esos proyectos de animación que utilizan acabados demasiados precisos y brillosos. En su caso, el color está utilizado narrativamente: pocos y con una razón de ser. 

"No hay que utilizar siempre toda la cajita de rotuladores. Todos los ilustradores que me gustan usan el color con mucha inteligencia. Así que espero que me haya pegado algo de todo eso". Este premio, concedido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, está dotado con 20.000 euros y tiene como objeto distinguir la mejor obra de esta especialidad publicada en cualquiera de las lenguas del Estado durante el año 2015. "Mis amigos", concluye, "me han trasmitido que están especialmente contentos pues consideran que es un premio merecido. Eso me tranquiliza bastante".