Banner

viernes, 30 de junio de 2017

'El arte de Charlie Chan Hock Chye', el cómic favorito a los Premios Eisner


Muy de vez en cuando aparece una obra excepcional que nos deslumbra por su capacidad de emocionarnos y de descubrirnos cosas nuevas; es el caso de El arte de Charlie Chan Hock Chye (Dib>buks  - Amok Ediciones) del dibujante malasio Sonny Liew.

Un cómic realmente excepcional que narra, a modo de documental, la vida de un dibujante de Singapur: Charlie Chan Hock Chye, al tiempo que repasa la historia del país e incluso la historia del cómic. Un libro que es una pieza de coleccionista por su arte y por sus múltiples lecturas.

Aunque lo sorprendente es que logra transmitir temas históricos y sociopolíticos realmente complejos, con una sencillez admirable, y un gran sentido del humor. Qué difícil es conseguir algo como lo que ha hecho Sonny Liew pero, a la vez, que fácil es de disfrutar.

Un cómic que también destaca por su mezcla de estilos, que homenajean a la historia del cómic, para lo que el dibujante cambia de forma de dibujar de una página a otra, de una manera magistral. Es un auténtico tesoro ilustrado.

Todas estas virtudes han hecho que el cómic esté nominado a seis Premios Eisner, los más importantes del mundo del cómic, que se entregarán durante la próxima Comic-Con de San Diego (del 21 al 23 de julio). En concreto opta a Mejor álbum gráfico, Mejor edición norteamericana de material asiático, Mejor guionista/artista, Mejor color, Mejor rotulado y Mejor diseño de publicación.

¿Quién es Charlie Chan Hock Chye?
Pero… ¿quién es Charlie Chan Hock Chye? Si leéis este cómic sin saber nada pensaréis que se trata de un famoso artista de Singapur (aunque olvidado e incomprendido), ya que tenéis una completa biografía del personaje, en un entorno histórico convulso, que incluye páginas de cómics de todos los periodos artísticos de su vida.

Chan tiene poco más de setenta años y lleva creando cómics en su Singapur natal desde 1954, cuando solo era un niño de dieciséis. El personaje nos narra, como si de un documental se tratase, su carrera de dibujante de más de cinco décadas de duración. Un relato que se va intercalando con muestras del trabajo de cada época, en un deslumbrante despliegue de estilos artísticos y formas. Una vida que se mezcla con el panorama político y social de su tierra y de la propia historia del cómic.

Lo verdaderamente sorprendente es que, a pesar de ese tono documental, Charlie Chan nunca existió; el personaje es una la excusa para que Sonny Liew despliegue todo su talento mezclando la historia de su país con la de este hombre que nunca existió, pero que contribuye a hacer el relato más cercano, humano y emocionante.

Un apasionante relato sobre los últimos 70 años de la historia de Singapur y Malasia, de las vulneraciones continuadas de los derechos humanos y de la lucha por la libertad (negada por la ocupación inglesa y luego por Lee Kuan Yew). También es una fábula sobre lo fácil que es manipular a los medios de comunicación y crear una “historia oficial”.

Muchos pensaréis que esta historia os pilla un poco lejos, pero os equivocáis, porque es una historia universal, una historia sobre la lucha por la libertad y los derechos humanos.

Historias dentro de historias
Sonny Liew intercala todos esos fragmentos de la auténtica historia de su país con fragmentos de los cómics de Charlie Chan, que siempre tienen lecturas más profundas de lo que parece. Es la típica estructura de historias dentro de historias, que Sonny Liew maneja con una maestría absoluta”.

Como decíamos, también es un homenaje a la historia del cómic, porque el arte de Charlie Chan imita al de los grandes artistas de las viñetas, desde Osamu Tezuka, a Tintín, pasando por Winsor McCay, EC Comics, Dan Dare, Pogo, la Revista Mad, el Spider-Man de Stan Lee y Ditko, el Caballero Oscuro de Frank Miller…

De esta forma consigue que nunca sepamos lo que nos vamos a encontrar al volver cada página pero, a la vez, el relato es tan sólido que todo funciona como una unidad. Y es tan sencillo de leer que podemos disfrutar de las 300 páginas de un tirón. Pero no es aconsejable hacerlo, porque nos perderíamos numerosos datos históricos y referencias que hacen de esta obra algo realmente delicioso.

Un gran guionista y dibujante
En España apenas se han publicado un par de cosas de Sonny Liew: Creo en Frankie (Norma), con guion de Mike Carey (Hellblazer) y una adaptación de Sentido y sensibilidad (Panini), pero es un autor reconocido y premiado en Malasia con el Premio de Literatura de Singapur 2016. También en EE.UU. donde consiguió el galardón de Mejor Novela gráfica de 2016, del periódico Washington Post, y Bestseller en 2016 del periódico New York Times.

Por cierto que con este título Dib>buks inicia una nueva colección, Vela Gráfica, la cual integrará obras que, en el lenguaje del cómic, explicarán cuestiones como la situación geopolítica de distintos países.