Banner

miércoles, 28 de junio de 2017

Yoko Tsuno, la primera heroína asiática del cómic europeo


En los años sesenta, coincidiendo con los movimientos por la liberación de la mujer, los personajes femeninos, fuertes e independientes, irrumpieron en el cómic europeo y mundial, como Barbarella (1962), Modesty Blaise (1963), Valentina (1965), Vampirella (1969) o Natacha (1970). Y también Yoko Tsuno (1969) que, además, era la primera protagonista asiática de una serie europea.

Un clásico del cómic creado por el guionista y dibujantes Roger Leloup, que ahora Ponent Mon recupera en estupendos integrales cargados de extras. El primero Yoko Tsuno. Vinea en peligro, corresponde al cuarto tomo de la edición francesa (de los 9 que recogen los 26 álbumes de la serie) y recupera la trilogía ambientada en el planeta Vimea.

Situado a dos millones de años luz de la tierra, Vimea es un planeta muy similar al nuestro que estuvo a punto de sufrir una catástrofe cósmica hace 2.400.000 años, lo que obligó a sus habitantes a escapar. De las cien naves previstas sólo 11 salieron del planeta y una de ellas llegó a su objetivo, la Tierra. Ahora, los descendientes de esos supervivientes deciden volver a Vinea, acompañados de Yoko Tsuno y sus amigos.

Allí se enfrentarán a Insectos gigantes inteligentes (en Los Titanes). En las otras dos aventuras que contiene este tomo, Yoko lidiará con un grave problema ecológico en La luz de Ixo (los vineanos mandan todos sus residuos peligrosos a uno de sus satélites); y descubrirá una ciudad sumergida controlada por una misteriosa mujer, en Los arcángeles de Vinea.

Tres aventuras en las que Yoko Tsuno dará muestras de su valentía y arrojo (como el de los grandes héroes clásicos) y en las que queda patente la habilidad de Roger Leloup para crear civilizaciones extraterrestres e inventar todo tipo de tecnología. Destacar los numerosos bocetos y diseños mecánicos que su autor hacía de las naves antes de dibujarlas. 

¿Quién es Yoko Tsuno?
Pero la gran mayoría no conoceréis a Yoko Tsuno, ya que sus aventuras se han publicado en España de forma bastante desordenada y muchas permanecen inéditas. Así que vamos a repasar su historia.

Su creador, Roger Leloup (Verviers, Bélgica, 1933) es uno de los mejores dibujantes del cómic europeo gracias a su trazo limpio y detallista. Aficionado a los aviones, los coches y todo tipo de vehículos, fue elegido por Hergé para ayudarle con los vehículos y la tecnología que aparecía en Tintín, como el avión de Vuelo 714 para Sidney. Además de redibujar cosas como los aviones de La isla negra en posteriores ediciones. También colaboró con Peyo en los fondos de Jacky et Célestin.

Animado por el creador de Los Pitufos, Leloup decidió crear para la revista Spirou, en 1969, a una heroína asiática a la que puso el nombre de Yoko (inspirándose en Yoko Tani, actriz francesa de antepasados japoneses) y el apellido de Tsuno (a sugerencia de Maurice Tillieux, el creador de Gil Pupila).

Yoko es una atractiva joven japonesa, experta en ingeniería electrónica, que es capaz de pilotar todo tipo de vehículos, como coches, aviones e incluso naves espaciales. Además de reunir todas las características de los héroes clásicos: inteligencia, valor, arrojo…

Entre la ciencia ficción y el misterio
Debido a esa afición de Leloup a la tecnología y la ciencia, las aventuras de Yoko siempre tenido un gran componente de ciencia ficción, dando al dibujante la oportunidad de crear todo tipo de civilizaciones extraterrestres, naves espaciales y tecnología de lo más diversa, desde máquinas del tiempo hasta ciudades futuristas.

Pero Yoko también ha protagonizado excelentes álbumes de misterio como los inolvidables El trío de lo extraño o El órgano del diablo. Sin olvidar que ha viajado por numerosos países (Alemania, Escocia, Japón, Indonesia…), lo que ha dado oportunidad a Leloup para lucirse con sus paisajes cargados de detalles.

Otros protagonistas
Al principio Yoko compartirá sus aventuras con el realizador televisivo Vic Video (ambos se sienten atraídos pero su romance no terminará de cuajar), y el cámara pelirrojo Pol Pitron, al que el autor consideraba su alter ego y que solía ser el componente cómico del trío.
Aunque enseguida Yoko acapararía el protagonismo de las historias.

Y muy pronto se sumarían nuevos personajes como la organista alemana Ingrid Hallberg, Moyna (venida del futuro en su máquina del tiempo), o la hija adoptiva de Yoko, Rosa de la Mañana.

Y las aventuras irían ganando en emoción y profundidad, centrándose en temas como la amistad, el amor e incluso la espiritualidad. Pero siempre con un dibujo espectacular.

Esperemos que este integral tenga éxito y podamos disfrutar de los otros 8 de la serie, una de las mejores del cómic europeo.